Mejores alimentos en McDonald

Los Chicken McNuggets dejarán de ser una bomba química cargada de antibióticos que niños y adolescentes endrapen inconscientemente. O al menos esto es el que asegura McDonald’s, que acaba de comprometerse a dejar de comprar pollos tratados con antibióticos de aquí a dos años.

El compromiso es un reto difícil de lograr, porque sólo en los Estados Unidos la cadena tiene 14.000 locales, y una gran mayoría de granjas inyectan antibióticos para hacer crecer más rápidamente los animales y evitar que se pongan enfermos, de forma que el negocio sea más rentable del que marcaría el ritmo natural.

La caída de ventas que está notando McDonald’s y la conciencia social a la alza sobre los perjuicios de comer alimentos que contienen antibióticos –puesto que hacen el cuerpo resistente a estos medicamentos, de forma que dejarán ser efectivos cuando realmente hagan falta–, ha empujado la compañía americana a lanzar este anuncio con la esperanza de mejorar su imagen y recuperar clientela.

De todas maneras, McDonald’s sólo se compromete a dejar de usar los antibióticos más agresivos: no renunciará a la carne de pollos que contenga ionòfors, unas moléculas con propiedades antibiòtiques y utilizadas como antibióticos para añadir a la comida para los animales. La compañía ha hecho este matiz porque hay una cadena de comer mexicano –Chipotle Mexican Girl– que sí que ha hecho este paso y lo explota publicitariamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *