marketing operativo

Marketing operativo

En el momento que una compañía va a sacar al mercado algún producto, los gerentes de marketing suelen enfrentarse al dilema sobre elegir entre el marketing operativo o el estratégico.

¿Qué es el marketing operativo?

Aunque el marketing operativo y el marketing estratégico parecen referirse a lo mismo, lo cierto es que no lo son. Hay discrepancias sustanciales, las cuales en cuanto a materia comercial, tienen la capacidad inclinar la báscula hacia uno u otro tipo de marketing.

Marketing operativo o marketing estratégico

Si la estrategia comercial que posee la compañía necesita tiempos cortos o se encuentra planeada a corto plazo, indudablemente, la mejor alternativa será el marketing operativo. Su primordial particularidad consiste en que no se enfoca a analizar el mercado y/o seleccionar la estrategia comercial, de la manera que ocurre con el marketing estratégico, dado que se encuentra más bien centrada en el diseño, ejecución y sobre todo, el control de un proyecto de marketing por medio de prácticas específicas.

Lo que significa que, mientras el marketing estratégico está enfocado especialmente en establecer objetivos generales de acuerdo a los principios y valores que posee la compañía, el marketing operativo se encarga de aplicar las estrategias que fueron planteadas durante las primeras fases del proceso.

No obstante, es por eso que se puede indicar que ambos son clases de marketing complementarios, lo que se refiere, a que no es posible que uno de ellos se entienda sin el otro.

Principales funciones que tiene el marketing operativo

Después de aclarar que el objetivo principal que posee el marketing operativo consiste en la acción, lo que quiere decir, a la manera en qué se realizará la estrategia previamente planificada, a continuación te hablaremos sobres sus funciones principales:

Tácticas y diseño de posicionamientos: Cada acción requiere de un diseño y de tácticas operativas. El marketing operativo permite darle forma a la estrategia comercial mediante un posicionamiento dentro del nicho donde la compañía se encuentra.

Preparación del presupuesto: Se encarga de desglosar las partidas de la estrategia comercial. Para realizarlo, suele ser bastante común comenzar por darle importancia a las acciones para después, separarlas entre las de mayor importancia y aquellas que de cierta forma provienen de las primeras.

Establecer el coste, comercialización y comunicación: Una vez que se establecen los objetivos durante la fase estratégica, el marketing operativo se encargará también de establecer el coste que tendrá el producto, de qué forma va a ser comercializado, e igualmente las estrategias de comunicación, dado que se trata de elementos esenciales al momento de entrar dentro de algún mercado.

Monitoreo y control de acciones: Sus funciones no terminan después de realizar la estrategia comercial.

Quienes se encargan del marketing operativo tienen que mantenerse informados sobre lo que significa irrumpir dentro del mercado, monitorear las acciones de los usuarios, evaluar el desarrollo del producto y, principalmente, prestar atención a posibles fallos o desvíos para resolverlos.

El éxito de una estrategia comercial se encuentra en saber utilizar ambos tipos de marketing dentro del mismo proceso pero en diferentes momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *